sábado, 27 de mayo de 2017

Con la declinación del PT en Edomex Delfina aumenta su ventaja sobre el PRI, PERO...

Por Victor Hernández

El PT en el Estado de México declinó ayer a favor de Delfina Gómez, candidata de Morena a la gubernatura de Edomex. Esto aumentaría la ventaja de Delfina a alrededor de 2 puntos por encima del PRI.

Lo digo por lo siguiente:

1. El PT tenía entre 2 y 3 puntos en las encuestas. Suponiendo que la mitad de los votantes petistas voten por Delfina, eso le da entre 1 y 1.5 puntos adicionales. Vamos a ser conservadores y digamos que un punto.

viernes, 26 de mayo de 2017

Erika: NO a un padre genocida @sladogna


Erika, "NO" a su padre torturador @sladogna



La "diferencia" entre profundidad/ superficie ( "Vamos a investigar hasta lo más profundo...") se lleva bien con atribuir a los hij@s "bondades" o "maldades" de sus padres, estos pre/perjuicios sostienen el "delito" de portación de apellido -bien o mal- Mañana dialogamos con Erika Lereder quién traza una raya ante las barbaridades que realizó su padre.Viernes 26 a las 15 horas de Argentina/ 13 horas de México:


Al PRI le va a salir el tiro por el yoyo por andar inflando a Zepeda con porristas de Peña

Por Victor Hernández

Juan Zepeda, quien se encuentra en distante tercer lugar en las preferencias electorales en el Estado de México, ya tiene dos nuevos porristas... de Enrique Peña Nieto: Ciro Gómez Leyva y Manuel Espino.

Ciro es de todos conocido que es lambiscón de Peña Nieto. Y Espino le aplaude a Peña desde 2012, luego de que AMLO, postulado por el PRD para la presidencia, no lo pelara. Pero ahora Espino sale con que apoya al PRD en Edomex.

Uno se pregunta: ¿Y cuánto le está pagando el PRD a Espino por echarle porras a Zepeda?

jueves, 25 de mayo de 2017

Lo peor que le podría pasar a Morena es que se anule la elección de Edomex (OJO @lopezobrador_)

Por Victor Hernández

En vez de pedir en redes sociales que la gente vigile las casillas en Edomex, y que tome fotos de las sábanas electorales, Andrés Manuel López Obrador pidió a la gente que difundieran un presunto plan de Los Pinos para que el gabinete de Peña Nieto metiera su cuchara en la elección.

¿Para qué? Supongo que para irse curando en salud en caso de pelear en tribunales por una anulación de las elecciones ante el inminente fraude que hará el PRI y que AMLO no está haciendo nada para evitar.

Pero eso sería el peor error que podría cometer AMLO. Mire usted:

miércoles, 24 de mayo de 2017

Morena no tiene representantes de casilla en 30% de Edomex; Aquí le digo a @lopezobrador_ cómo resolverlo

Por Victor Hernández

Según El Universal, Morena no tiene representantes de casilla para 30% de las casillas en el Estado de México para las elecciones del 4 de junio.

Lo cual abre las puertas para que el PRI le haga fraude con la mano en la cintura rellenando urnas y alterando actas.

El responsable de eso será Morena por no haberse organizado para que no les hagan fraude. A menos de que Andrés Manuel López Obrador haga caso a las siguientes recomendaciones:

martes, 23 de mayo de 2017

La encuesta mentirosa de La Razón omitió los votos de mexiquenses de 18 a 24 años (OJO @raulflorescoy)

Por Victor Hernández

Publicó el diario salinista La Razón una encuesta en la cual alega que el PRI está en primer lugar con 30% en la preferencia electoral de Edomex, el PRD en segundo y el PAN en tercero, mientras que Morena estaría, según esa encuesta, en cuarto lugar.

Nadamás que esa encuesta está descaradamente cuchareada y es absolutamente mentirosa, ya que excluye de su conteo a todos los votantes de 18 a 24 años de edad, por lo tanto alterando la realidad de la preferencia electoral en Edomex.

Mire usted:

lunes, 22 de mayo de 2017

XXVI Id y decidle a los espartanos...

Nuevo capitulo de la novela inconclusa "El Ultimo Tren"...inconclusa como la revolucion mexicana...el resto de los capitulos los pueden leer en http://novelaelultimotren.blogspot.com/

PD: el incidente del coronel Bracamonte en Celaya fue cierto.  Lo menciona Taibo.  MQP




XXVI  Id y decidle a los espartanos...

Multifamiliares de Tlatelolco, finales de septiembre de 1968

Tristemente me percate que se había acabado mi botella de coñac.  No tenía tanta confianza con mi vecina de pedirle que mandara un chamaco a la licorería.  Como pude me vestí y baje a la planta baja arriesgando volver a romperme la jeta. 

Alcance a ver a Lupe el taxista chacoteando con los otros muchachos del sitio.  Lupe se acercó en cuanto me vio.

--¿Lo regresaron sin problema, mi general?  ¿Quiere que lo lleve a otro lado?

--No, Lupe.  Mire, necesito un favor.  Me falta parque.

--¿Parque?

--Ten estos cien pesos y me traes cuantas botellas me puedas comprar –dije dándole dos ojos de gringa.

--¿De qué chupa mi general?

--Ya le dije, muchachito, que no importa, que es para mearlo, --indique usando los modismos queque usaba Pancho y que mostraba Pedro Armendáriz en la películas--.  Usted sabe, cartucheras al cañón, quepan o no quepan. 

--Sordones mi general –contesto el taxista cuadrándose y saludándome.

Horas después, ya con parque, desde mi apartamento me encontraba contemplando la plaza.  Ya atardecía y el chipi chipi la había mojado y esta brillaba como adornada con diamantes. 

--¿Te acuerdas Manuel que chula se veía la campiña afuerita de Celaya cuando amaneció aquel día? –me pregunto Brígida.

Ante mis ojos se extendió la llanura entrelazada con canales de irrigación que rodeaba a Celaya.  El sol todavía no salía pero una verdadera nube de pájaros ya nos estaba cantando.  El aire del bajío era fresco y perfumado.  Iba a ser un día hermoso.

--Ansina es cuando se va a derramar sangre, Manuel –me indico Brígida--.  Esa plaza me da mala espina.  ¿Por qué carajos se ve tan chula?

Vide a mi tío Francisco, adornado con sus insignias de capitán, caminar entre los vivaques.  Los soldados se ponían en pie y lo saludaban.  Él les contestaba el saludo y, a los que reconocía, hasta los saludaba de mano.  No me cabía duda.  Mi tío, ex maestro de escuela, era un líder natural y le inspiraba confianza a la gente.  Lo seguirían gustosos al infierno y tal harían ese día.

Mi tío se acuclillo junto al fuego que Brígida había hecho.

--Me cuida a Manuel, don Pancho –le dijo Brígida pasándole un tarro con café.

--A huevo.  ¿Ya oíste Manuel?  La orden de la superioridad aquí presente, la jefa Brígida es que no te hagas matar a lo pendejo.

--¿Hay quien no se muere a lo pendejo, mi capitán?

Mi tío, un erudito y fanático de la historia se quedó pensando un minuto.  Lo conocía ya muy bien pues era casi como mi padre.  Intuí lo que pensaba.  ¿Acaso Leónidas se hizo matar a lo pendejo?  ¿O que de los tercios haciéndose matar en Rocroí?  ¿O Cambrone y el último cuadro de la vieux garde? 

--Jijos, pos quien sabe, Manuel. Tú quédate cerca de mí.  Te usare para transmitir órdenes a mi gente.

A lo lejos empezó a salir el sol y se podían ver las torres de Celaya.  A nuestros oídos llegaron los campanazos llamando a misa.  Dudo que alguien se hubiera presentado pues los vecinos estaban encerrados a piedra y lodo en sus casas.  La división del norte casi tenía rodeado el pueblo.

El sol también hizo brillar las bayonetas de las gentes de Obregón.  Se podían observar las posiciones donde tenía artilladas sus máxims o ametralladoras.  Estas cubrían todo el campo de batalla.

En eso todo el campamento se puso de pie y en posición de firmes.  A caballo desfilaba entre nuestras filas nuestro comandante, el coronel Manuel Bracamonte.  Este era un hombrón, sonorense, pero muy fiel a Pancho.  Iba acompañado de su estado mayor.

--¿Esta lista la Brigada Bracamonte? –nos preguntó con aire burlón.

Como un hombre respondimos “¡Sí!”.

--¿Le tiene miedo la Brigada Bracamonte a los yaquis?

Los gritos esta vez fueron de “¡No!” o de mentadas de madre a los yaquis.  Estos últimos era la mejor infantería de Obregón.  No solían tomar prisioneros.

Bracamonte sacudió su cabeza y sonrió.  Luego saco un cronometro que traía sujeto a una pesada cadena.  Era obvio que esperaba la orden de lanzarnos rumbo a Celaya.

A las seis en punto retembló en sus centros la tierra cuando abrió fuego la artillería de villista (Felipe Ángeles no estaba presente, andaba por Monterrey peleando contra los carracistas de por ahí, razón por la cual la artillería villista no se manejó con suficiente destreza).  La gente de la Bracamonte empezó a vitorear.

Sin embargo mi tío observo el vuelo de los obuses y sacudió su cabeza.

--Van a caer en el pueblote ese, puta madre.

--Pa que sufran –dije yo a lo pendejo.

--¡Solo mataran civiles, puta madre!  ¡Y esas putas trincheras en las afueras siguen incólumes!

Claramente podía ver a los oficiales de Obregón pararse en los parapetos y escudriñar nuestras líneas con sus binoculares.  Sentí un sudor frio.

Fue entonces cuando oí unos golpes insistentes en mi puerta.

Abrí.  Frente a mi estaba un pelao vestido de civil con lentes oscuros a lo gringo y el pelo rapado.  Traía con él a dos cabrones toscotes igual (mal) vestidos de civil.  Para mí era evidente que eran militares.

--Deme su nombre señor –indico el de los lentes.

--¿Por qué chingaos se lo he de dar?  ¡Firmes!  ¡Identifíquese!

Mi voz cascada de viejo todavía poseía suficiente autoridad y los tres cabrones reconocieron el tono de cuartel y de inmediato lo hicieron.  El de los lentes se los quito y me extendió su carnet mientras me veía con los ojos espantados.

Leí.

--¿Teniente Coronel Zumárraga?

--Sí, del estado mayor presidencial.

--Me importa una chingada de que gente son –le dije regresándole su carnet--.  Para el caso si hoy son pelones mañana se les voltea su jefe y acaban de zapatistas o, peor, de carracistas. ¡Cuádrense y salúdenme!  Soy el general Manuel Pavón.

Tal hicieron los tres cabrones.

--Mil disculpas, mi general.  Nuestros datos muestran que usted vive en el quinto piso, no en el tercero.

--¿Y usted es teniente coronel y así de pendejo es?  En fin, ¿Qué carajos quieren conmigo?  Ya me mie en el despacho presidencial cuando el trompudo quería saber de un entierro de lingotes de oro queque Pancho había hecho en Bachimba.  ¡Si no le di los datos al turco (Calles) menos se los voy a dar a la punta de pendejos que hoy mal gobiernan a México!

--¡Mi general!  Créame que no sé nada de eso.  Tan solo le pedimos que nos deje pasar un minuto.

De mala manera los deje pasar.

--¿Esa ventana da a la plaza?

--Sí, --conteste lacónicamente.

Uno de los subalternos de Zumárraga lo confirmo.

--
De 100 a 120 metros.

El otro fulano tomo nota.

--¿Y ustedes que chingaos son?  ¿Artilleros?

Los tres fulanos solo sacudieron las cabezas y se rehusaron a encararme.

--¿Ya se van?

--Sí, mi general, usted disculpe la molestia.  Era tan solo un trámite.

--¿Un trámite?  ¿Qué clase de pendejada es esa?  ¿Necesitaban ver si de mi ventana se veía la plaza?  ¿Si quieren saber la distancia de mi ventana a la plaza por qué carajos no buscaron planos arquitectónicos?  ¡Ah que pendejos!  ¡Hasta el pelón de Huerta tenia planos topográficos chingones!  Yo vida el que tenía Medina Barrón en Zacatecas.  Era una chulada.  Clarito estaba todo marcado.  Puta madre, están ustedes tan pendejos que no hubieran durado ni un minuto cuando el puto tamborilete de los yaquis empezaba a chingar.

--Ya sabe usted, mi general, son órdenes.

--¡Cierre el pico y váyanse a chingar a su madre a otro lado, junto con el pendejo que les dio sus putas órdenes!

Les cerré la puerta de golpe. 

--¿Tú crees Brígida que esos panzones son del estado mayor presidencial?  ¿Y que ese pendejo es teniente coronel?  ¡Puta madre!

Recordé las fotos que se publicaron cuando Eulalio Gutiérrez, ex presidente de la Convención, llego a Tuxpan.  Eulalio, que de por sí era panzón estaba ya rete flaco e igual su gente.  Daban lastima.  Habían andado por semanas por las sierras huastecas, tratando de evadir tanto a villistas como carrancistas.  Y habían llegado a la civilización rabiando de hambre, sucios, y con sus uniformes hechos girones.  Sus ojos brillaban famélicos y capaz de que si les dabas la espalda te daban un plomazo y te comían.  Y es que eran puros catrines y perfumados aunque creo que Eulalio había sido maestro rural.  Si no podían encontrar que comer en la sierra, aunque fuera un pinche coyote, ya era por pendejos.  ¡Qué comparación con las carnes abundantes de los pendejos que me habían visitado!  En fin.  Pobre don Eulalio, no quedo bien ni con dios ni con el diablo.  Tanto Pancho como Carranza lo querían fusilar.

Me volví a sentar en mi sillón y contemple la plaza.  Esta seguía mojada y en partes brillaba bajo la luz de la luna.

Me recordó el brillar de las ametralladoras que nos estaban diezmando mientras avanzábamos contra las líneas obregonistas.

Trate de mantenerme lo más cerca de mi tío.  La gente a nuestro alrededor caía como moscas.

Mi tío gritaba y gesticulaba indicándole a la gente que lo siguieran.  Era un milagro que siguiera en pie.

--¡Síganme!  ¡Tenemos que tomar las trincheras!

Pero la verdad, tal era el horrible estruendo de la batalla que solo yo, que estaba junto a él lo alcanzaba a oír.  Atacábamos en rachas.  Avanzando y dejándonos caer pecho a tierra.  Luego mi tío se ponía en pie y volvíamos a avanzar.  Pero cada vez eran menos los que lo seguían.

Fue entonces que alcance a oír un tamborilete que parecía ser tocado por el diablo.

--¡Puta madre!  --alcance a gritarle a mi tío--.  ¡Tenemos adelante yaquis!

En efecto, no solo plomo nos alcanzó a caer encima sino hasta que alcance a ver una nube de flechas, sí, flechas, que nos caían encima.

--¿Ya ves Manuel?  --dijo mi tío riendo como un maniático--.  ¡Vamos a pelear en la sombra, como Leónidas en las Termopilas!

--¡Puta madre! –grito un sargento al que una flecha había herido en un brazo-- ¡Putos indios ya ni la chingan cabrones!

El hombre se paró todo enchilado y empezó a descargar su 45 con su otra mano.  El caso es que los yaquis lo vieron y los cabrones pronto lo cosieron, a propósito, no con plomo, sino con flechazos y finalmente cayó herido de muerte.  Mientras el tamborilete ese del diablo seguía tocando mientras la Bracamonte se desangraba.

Pancho ha de haber visto que la Bracamonte nomás no podía cerrar con los yaquis.  Por más huevos que mostrábamos cada que avanzábamos dejamos montones de muertos y los que quedaban estaban guarecidos detrás de las pilas de cadáveres.  Pancho ordeno que la caballería de la brigada Guerrero nos apoyara.  

Esos cabrones de la Guerrero estaban rete enchilados pues los obregonistas les habían recién matado a su jefe, el general Estrada, un hombre muy cabal y valiente, al que querían como un padre.  El caso es que la caballería cargo contra las trincheras yaquis sin importarles que la infantería de la Bracamonte estaba en el camino.  O tal vez pensaron que todos estabamos muertos.  El caso es que los cuacos nos mataron mucha de nuestra gente y yo y mi tío a duras penas no fuimos arrollados.  Los jinetes de la Guerrero también fueron diezmados pero fue tan brutal su carga que lograron llegar a las trincheras de los yaquis y alguno hubo que lazo el puto tamborilete del diablo y lo callo, gracias a Dios.  Mi tío, viendo la oportunidad, nos arengo y entramos a capturar las trincheras.  Avanzamos entre un carajal de caballos muertos y jinetes moribundos de la Guerrero.  A unos cien metros pude ver a mi coronel Bracamonte encabezar un nutrido grupo de infantería que tambien entro como cuchillo por mantequilla entre las defensas obregonistas.  

Por mi parte, salte a la trinchera siguiendo a mi tío.  Un indígena grandote con trenzas se acercó a mi blandiendo un cuchillo te.  Por alguna puta razón no podía accionar mi máuser y supe ahí que iba a morir por pendejo, la peor cosa que podía hacer.  El grandote se abalanzó sobre mí pero ya estaba muerto.  El cuchillote se enterró a centímetros de mi sien.  Mi tío le había dado un plomazo en la tapa de los sesos.

Mi tío me ayudo a levantarme.

--Sígueme Manuel.

Levante mi máuser y corte cartucho.  No había aparentemente nada malo con el mecanismo.  Luego nos dirigimos adonde se veía un remolino de hombres matándose.

Fue en ese momento que no supe nada más de mí.  Según me conto mi tío me habían dado un palazo en la testa y caí como muerto.  No supe ni quien ni por dónde.  Ha de haber sido, seguramente, por pendejo.

Horas después mi tío y otros soldados me habían logrado extraer de esa trinchera y me regresaron a las líneas de la Bracamonte. 

--Tenemos que llevarlo al tren hospital o se nos muere –indico mi tío.

Brígida asintió y entre otras soldaderas me levantaron.

Mi tío se sentó en un parapeto de nuestras defensas.  El sol iba poniéndose.  Saco una cantimplora con mezcal y llamo a sus hombres y se las paso.  No quedaba ni la décima parte de los que había guiado hacia Celaya esa hermosa mañana.  Y los yaquis habían producido otro cabrón tamborilete y se oía este desde sus líneas.

--¿Y ora mi capitán?

--Estén muy atentos.  Repártanse equitativamente el parque que tengan.  Ya nos la hizo una vez Obregón.  Suele contraatacar con su caballería después de que nos hemos desgastado. 

En eso se vio a un grupo de yaquis aproximarse ondeando una bandera blanca.

--¡No disparen! –ordeno mi tío--.  A ver, ustedes dos, síganme.

Los yaquis se habían parado en medio del llano, entre los muertos.  Mi tío y sus dos soldados se aproximaron.

Para su sorpresa, los yaquis dieron saludo militar tan correcto que hubiera sido aceptable en la Potsdam del Káiser.  Mi les regreso el saludo.

--¿Qué desean caballeros?

--Tenemos órdenes de regresarles a este herido –dijo un jefe, un hombre de pelo encanecido.

Los indígenas ayudaron a un hombre con gafetes de mayor aproximarse.  Este medio se sostenía en pie y tenía el uniforme bañado en sangre.  Mi tío ordeno a sus dos hombres aproximarse y llevárselo a retaguardia.

--Han cumplido sus órdenes, caballeros –contesto mi tío saludándolos.

--Ah, y sabed, vos peleasteis hoy como leones.  No es algo que se me haya ordenado deciros.  Os lo digo a nombre de nosotros, los yaquis.  –contesto el jefe indígena en el español del siglo XVII que hablaban allá en esos cerros mientras le contestaba el saludo.

Mi tío se dio la media vuelta y regreso.

El mayor agonizaba.  Mi tío ordeno le dieran un trago de sotol.

--Deme su nombre, mi mayor.  No creo que alcanzara a llegar al tren hospital.

--Lo sé, puta madre.  Ernesto Fernández, del estado mayor de mi coronel Bracamonte.

--¿Estaba usted con el coronel?  No lo hemos vuelto a ver.

--Sí, escuche.  No tengo mucho tiempo.  Díganle a Pancho que entramos hasta el mérito centro de Celaya.  Entonces Obregón nos soltó una nube de la gente que tenia de reserva, puros jarochos y juchitecos.  Nos parapetamos en un edificio hasta que se nos…acabo…el parque…solo les podíamos mentar…la madre…

--Despacio, mi mayor…

--No me queda tiempo.  Nos rendimos.  No había de otra.  Los obregonistas separaron a los oficiales.  Yo estaba mal herido.  Obregón ordeno que fusilaran a los oficiales.  Querían que yo viviera para darles parte de lo que paso, a ver si así ustedes se arrugaban.

--¡No la chingue!

El mayor medio se incorporó con ayuda de mi tío y de sus hombres. 

--Sosténganme por favor.  Quiero morir de pie, como mis compañeros.

Era evidente que iba a ser su último esfuerzo pero sentía un ansia de relatar lo que había vivido antes de morir.  Los soldados lo sostenían de pie.  Mi tío le dio otro trago de sotol.

--Mi coronel Bracamonte no se arrugo. Pidió que les trajeran antes cajetas a sus oficiales.  Y así los guio, alegre y dicharachero y comiendo cajetas, hasta el paredón, sin mostrar ningún miedo a la muerte.  Su ánimo contagio a sus compañeros y todos mostraron entereza.  A mí me llevaban en una camilla.  Así los fueron fusilando.  El último que quedaba sin fusilar era Bracamonte.  Este pidió dar unas palabras y le dieron la venia.  Y ante la tropa carrancista les dijo con voz clara…

--¿Si?

El mayor tosió algo de sangre.

--Les dijo…que él también era de Sonora…como casi todos ellos…pero que ellos eran unos infelices que peleaban por Carranza por hambre o para poder robarle al pueblo y que…los villistas…peleábamos por la revolución…y por amor…a…

--México, --concluyo mi tío cerrándole los ojos al mayor.

Luego mi tío encaro a sus hombres.

--A ver, ¿alguien se va a arrugar como quería el perfumado de Obregón?  Es evidente que ese gato de Carranza no quiere ya tomar prisioneros.  ¡Así de grande es el miedo que nos tiene!  Si alguien quiere pelarse pos háganlo ahorita que estoy de buenas.  No los voy a mandar venadear.  Es más, les repartiré los pocos pesos o tortillas viejas que nos queden pa que se ayuden.  Pero el que se quede tendrá que estar a la altura de mi coronel Bracamonte.  Y si son poquitos los que se quedan, pues mejor, pues mayor será el honor que les tocara.  ¡Y no quiero a cobardes luchando a mi lado!  Carajos, sepan que en estos momentos no me cambio con ningún catrín que duerme y caga en blandito y traga con manteca.  No, carajos, mi lugar esta aquí, entre ustedes, y si he de morir que mejor que morir entre ustedes, mis hermanos.  Y si alguno hay que sobreviva este día que recuerde el valor que demostraron, y a mi coronel Bracamonte, y a Pancho, y a todos nuestros muertos, y no, no se olviden de mencionar que estos últimos solo tienen heridas de frente.  Y si han llegado a viejos muestren sus heridas, sobre todo las que les han dado de frente.  Sí, que sus hijos y nietos vean la marca del plomazo, y aclárenles si fue aquí en Celaya o Torreón o Zacatecas o que se yo donde las cosecharon.  Sí, relaten todos estos hechos a sus hijos y nietos para que ellos entiendan la clase de sangre que les corre en las venas.  Es todo, cabrones.  Ahora, a ver, ¿quién chingaos se quiere pelar?

--¡Ni madres! –contestaron varios y nadie hizo a pelarse y vitorearon a mi coronel Bracamonte.

(Como pueden adivinar el lector, mi tío también era fanático de Shakespeare, siendo su obra favorita Enrique V.  ¿Y si vas a fusilar el discurso de San Crispín, que mejor que hacerlo en un campo de batalla, llámese Celaya o llámese Crecy, en medio de una puta guerra donde no se da o se recibe cuartel?)

--A ver, usted –indico mi tío a uno de sus hombres--.  Llévele el carnet del mayor a Pancho y dígale a los espartanos que fiel a sus órdenes el coronel Bracamonte y sus hombres murieron en el mero centro de Celaya.

--¿Espartanos mi capitán?  ¿Qué son esos?  ¿Es la gente de Natera?


----Olvídalo.  Me temo que Pancho tampoco sabrá quienes eran esos cabrones.  Nomás cuéntale a Pancho lo que paso con Bracamonte.  ¡Pícale!

Por qué ni el PAN ni el PRD podrán crecer más en las encuestas

Por Victor Hernández

Ni el PAN ni el PRD van a poder crecer más de donde están en las encuestas para las elecciones de gobernador del Estado de México.

A continuación los números que desmuestran lo que digo:

domingo, 21 de mayo de 2017

PAN y PRD mienten: La alianza que harán en 2018 no será contra el PRI, sino contra AMLO

Por Victor Hernández

El pasado sábado 20 de mayo los dirigentes del PAN y PRD, Ricardo Anaya y Alejandra Barrales, anunciaron que harán alianza para la elección presidencial de 2018. Pero mintieron sobre las razones por las cuales harán alianza.

Y es que cuando le preguntaron a Anaya si de lo que se trataba era de ganarle a Andrés Manuel López Obrador, Anaya dijo:

sábado, 20 de mayo de 2017

Sí, el PRI hará fraude en Edomex, pero @lopezobrador_ ni estrategia tiene para contrarrestarlo

Por Victor Hernández

El pasado 19 de mayo Andrés Manuel López Obrador dijo que la policía del Estado de Méxio ayudaría al PRI a hacer fraude rellenando urnas y alterando actas electorales.

Lo cual me llevó a pensar "hmmm... ese tipo de fraude es muy fácil de tumbar. ¿Por qué se está quejando el Peje?"

Pues porque Andrés no tiene estrategia para evitar el fraude.

Mire usted:

viernes, 19 de mayo de 2017

El sistema de las vidas descartables @sladogna


Desde México envían un mensaje a "Canillas en el aire", coincide con otro llegado desde el Cono urbano de Buenos Aires: " En estos momentos estoy afectada, en este país (México/ Cono urbano Bs.As.,Argentina) prácticamente todos somos seres vivos a descartar, se vive con la protección del azar que salva hasta la próxima bala o gatillo fácil". Aquí los dos links de nuestro programa de este viernes 19 de mayo del 2017
Para escuchar la grabación: http://www.escucharte.info/2017/05/el-sistema-de-las-vidas-descartables.html

Sistema requiere de vidas descartables@sladogna


El sistema requiere instalar y naturalizar la existencia de vida/s descartables ¿Cómo? ¿Será así?. Viernes 19 a las 15 horas de Argentina/ 13 horas de México, en Canillas en el aire

Por qué le conviene a Mancera (@ManceraMiguelMX) que gane Delfina en Edomex

Por Victor Hernández

Lo que sigue es para Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno del DF:

A ver, pinche Maic. Ya no mames.

Ahorita tienes al PRD en el DF promoviendo a Juan Zepeda para la gubernatura del Estado de México a pesar de que tú y los perredistas saben perfectamente que ese pobre diablo no pasa del tercer lugar en el más optimista de los casos. ¿Pa qué lo promueven entonces? ¿Nadamás para ver quién mea más lejos?

Pos cómo serán pendejos entonces tú y los perredistas porque políticamente les conviene más que gane Delfina Gómez.

¿No me crees, cabrón? Chécate:

jueves, 18 de mayo de 2017

Acarreos, torta y chesco, priista, panistas y Elba Esther; ¿Cómo va a justificar eso @lopezobrador_?

Por Victor Hernández

El pasado 18 de marzo Proceso publicó una nota sobre un evento de Andrés Manuel López Obrador en Oaxaca, en el cual "e no faltó el acarreo, el pago de hasta 200 pesos y las entrega de bolsas de pan."

En ese evento AMLO sumó a dos ex panistas a su causa.

Al día siguiente, el 19 de marzo, Reforma publicó una nota de otro evento de AMLO en Querétaro en el que se sumaron a la causa de AMLO algunos dirigentes priistas y panistas, incluyendo un exdirigente priista de la CNOP en Querétaro, y un ex secretario general del PAN en Corregidora.

miércoles, 17 de mayo de 2017

Ya dan güeva los pleititos pendejos entre Morena y PRD

Por Victor Hernández

El pasado miércoles 3 de mayo El Universal publicó que Morena y el PRD se volvieron a tirar cagada --les debe gustar mucho-- por la tarifa del Metro. Que porque Aleida Alavez, quien ganó una diputación por el PRD en 2015 pero luego chaqueteó y se fue a Morena, dándole al partido de AMLO una curul que no ganó en las urnas, exigió que bajaran el precio del boleto del Metro. Y que porque luego el PRD se puso a repartir volantes señalando que el diputado de Morena, Alfonso Suárez del Real, estuvo de acuerdo con el aumento al boleto del Metro en 2013, cuando subió el precio Marcelo Ebrard.

Pues sí; NADIE de los que hoy están en Morena la hicieron de pedo en 2013. Tampoco la hicieron de pedo en 2002, cuando subió el precio del boleto Andrés Manuel López Obrador.

martes, 16 de mayo de 2017

El farsante @diazpol nadamás se hace güey en el órgano de "honestidá" de Morena

Por Victor Hernández

Dije el pasado 25 de abril en Twitter, y lo repito: Héctor Díaz Polanco es un farsante que ha permitido corruptelas en Morena estando su cargo en el órgano de "honestidá" de ese partido. Y me referí en esa ocación específicamente por el caso Eva Cadena.

Esto fue lo que contestó Díaz Polanco:

lunes, 15 de mayo de 2017

EU investiga a Ricardo Monreal por sobornos de lavador; ¿Cuándo lo van a expulsar de Morena, @lopezobrador_?

Por Victor Hernández

Llevo mucho tiempo señalando que Ricardo Monreal es un pillo de lo peor. Y ahora Monreal ya cayó al mismo nivel de podredumbre que Enrique Peña Nieto, Humberto Moreira y otros narcopriistas.

Sí: de acuerdo con Proceso, un diario de Estados Unidos dio a conocer que las autoridades de ese país investigan a Peña Nieto, Moreira, Reynoso Femat (ex gobernador panista de Aguascalientes) y a Ricardo Monreal, capo di tutti capi de la Cuauhtémoc, por haber recibido sobornos del lavador de dinero conocido como "El Rey de los Dragones".

domingo, 14 de mayo de 2017

Panistas: ¿Quieren castigo para priistas corruptos en Edomex? Entonces no voten por Josefina

Por Victor Hernández

Si los panistas en el Estado de México realmente quieren castigo para los priistas corruptos que tienen al Edomex en las lamentables condiciones de inseguridad y pobreza en las que se encuentra, entonces no deben votar por Josefina Vázquez Mota.

Y es que Josefina Vázquez Mota nunca tocaría ni a las administraciones de Arturo Montiel, Enrique Peña Nieto, y Eruviel Ávila. Al contrario: Con Vázquez Mota la impunidad estaría garantizada para los priistas.

sábado, 13 de mayo de 2017

10 de mayo: El pañuelo blanco hace acontecimiento @sladogna


En esta conversación abordamos un acontecimiento afectivo y efectivo desplegado por las abuelas y las  madres de la Plaza de Mayo, Buenos Argentina. Lo hicieron alrededor de un pañuelo, un objeto parcelado -solo cubre una parcela de nuestros cuerpos-. Un pañuelo blanco realizará un acontecimiento de consecuencias contra el intento de amnistía representado por el fallo llama "2x1"  ¿Cuáles consecuencias? La clase política, incluido el actual gobierno y los partidos políticos desde la A hasta la Z debieron moverse ante el pañuelo que convocó y realizó por fuera de ellos un acontecimiento afectivo y efectivo: debieron legisla al vapor para invalidad el fallo -en más de un sentido- en que la Corte Suprema de la Nación había convalidado una nueva forma de amnistía para quienes estando ya condenados por los delitos de lesa humanidad, incluyendo la apropiación de recién nacidos, fallo conocido como el "2x1" -por cada año de presos les iban a computar dos, con lo cual más de 300 de ellos recuperarían ya su libertad.
Para escuchar la grabación: