viernes, 3 de abril de 2020

Vean: Por esto el precio del petróleo va a subir al acabar la crisis del coronavirus y Dos Bocas será de beneficio para los consumidores

Por Victor Hernández

La derecha ha estado jode y jode con que Andrés Manuel López Obrador debe suspender la refinería de Dos Bocas porque "no es rentable" y para usar el dinero para la epidemia del coronavirus.

Raro: a Felipe Calderón la derecha nunca le dijo que frenara la refinería de Tula para usar el dinero para la epidemia de gripa porcina.

El alegato de la derecha se basaba en el hecho de que el precio del petróleo había bajado mucho y, por lo tanto, "no es rentable" refinar petróleo.

Pero eso es mentira. Ayer, el precio del petróleo empezó a recuperarse. Mire usted:

Para empezar hay que dejar claro por qué el precio del petróleo se desplomó. Los hechos ocurrieron así:

1. A partir de 2014 Estados Unidos empezó a aumentar su producción de petróleo con fracking, lo cual redujo el precio internacional del petróleo a casi la mitad para 2018.

2. A principios de 2020, debido a la pandemia del coronavirus, varios países empezaron a usar menos gasolina, lo cual causó que se cayera el precio del petróleo.

3. Como resultado, la OPEP y Rusia (que no está en la OPEP) acordaron reducir la producción mundial de petróleo para que los precios del petróleo se pudieran recuperar.

4. La epidemia del coronavirus se agravó, por lo cual se usó aún menos gasolina a nivel mundial, particularmente en China. Nuevamente, el 6 de marzo pasado, la OPEP pidió a los países productores de petróleo reducir la producción para que no bajara más el precio del petróleo. Pero esta vez Rusia no quiso bajar su producción.

5. Dos días después, el 8 de marzo pasado, y en respuesta a la negativa de Rusia a bajar su producción, Arabia redujo los precios de su petróleo, causando una caída de 30% en el precio internacional del petróleo. Esto detonó devaluaciones y caídas en los precios de las bolsas de valores del mundo.

Esta guerrita de ver quién mea más lejos resultó ser contra el viento, ya que Arabia y Rusia terminaron empapados de sus propios miados. Arabia tuvo que proyectar un déficit en sus finanzas y Rusia tuvo una fuerte devaluación y déficit. Además, se llevaron entre las patas al resto de las economías mundiales, causando fuertes recesiones.

Estados Unidos no quiso decir nada, pero la caída en los precios del petróleo le pegaron durísimo a su industria petrolera. Reuters reportó, por ejemplo, que las refinerías de Estados Unidos estaban teniendo que cerrar. Y que sólo las refinerías más grandes iban a poder sobrevivir a la guerra de precios de petróleo, ya que la pandemia del coronavirus redujo el consumo de gasolina de 50% a 70%. Y encima de eso el precio estaba desplomándose por la guerra entre Arabia y Rusia.

Esto, desde luego, implicaría despidos masivos en la industria petrolera de Estados Unidos, la cual se concentra principalmente en los estados del sur de Estados Unidos, donde Trump tiene a su principal bloque de votantes.

Al día siguiente de que Reuters publicara ese reporte, Donald Trump anunció que de plano tuvo que hablar con Mohamed Bin Salman, mandamás en Arabia, para pedirle que ya parara la guerra de precios con Rusia. Según Trump, Arabia y Rusia acordarían reducir la producción de petróleo por 10 millones de barriles, cosa que es de dudarse, ya que si algo ha quedado claro es que Trump no sabe qué carajos está haciendo.

¿Qué quiere decir todo esto? Que Estados Unidos ya no aguanta que esté tan bajo el precio del petróleo luego de apenas 3 semanas de guerra de precios entre Arabia y Rusia. Y no va a aguantar otro mes. Especialmente con el desempleo récord que registró ayer Estados Unidos.

¿Qué tiene que ver todo esto con México? Mucho.

Si Estados Unidos no va a aguantar que el precio del petróleo siga tan bajo, el precio va a subir eventualmente. De ahí que ayer el precio internacional del petróleo aumentara 30%.

Eso con pandemia de coronavirus. Si los pronósticos funcionan, la pandemia tendría su pico en abril y la actividad económica empezaría a recuperarse hasta Junio o Julio.

¿Qué va a pasar si la actividad económica regresa a la normalidad en Julio? Pues que va a aumentar el consumo de gasolina. Y si aumenta el consumo de gasolina, aumentan los precios del petróleo.

Si sube el precio del petróleo, baja el precio del dólar en México.

Ahora bien; La idea de la refinería de Dos Bocas era que México no tuviera que comprar gasolina al extranjero. Actualmente Pemex compra más de la mitad de la gasolina que vende. Con la refinería de Dos Bocas, Pemex no tendría que comprar gasolina, con lo cual tendría ahorros sustanciales que serían trasladados al consumidor precisamente cuando se tiene proyectado que aumentará el precio del petróleo.

O dicho de otro modo, si bien el precio del petróleo está bajo HOY, no quiere decir que va a estar bajo EN UNOS MESES. Y si el precio no está bajo en unos meses, la manera en la que México se beneficiará de tener una nueva refinería es no comprando gasolina al extranjero a precios más altos y pasándole los descuentos a los consumidores.

Por eso es que la derecha ha insistido en que se suspenda Dos Bocas. Porque saben que Dos Bocas le va a dar un fuerte impulso en la aprobación ciudadana al gobierno de AMLO. Y si eso pasa, Morena ganará las elecciones presidenciales en 2024, ya que se tiene proyectado que Dos Bocas esté operando en 2022.

OJO: Si Pemex tiene una refinería más, y las gasolineras privadas siguen comprando gasolina al extranjero, entonces Pemex tendrá la ventaja en los precios, al tener gasolina más barata precisamente por NO ser importada. A ESO es a lo que le temen en la derecha: a que se les caiga su negocio de vender gasolina cara al consumidor.

Así que si alguien les vuelve a decir que Dos Bocas debe suspenderse para usar el dinero en el coronavirus, mándenlos a chingar a su madre. No les importa ni el coronavirus ni la economía de la mayoría de los mexicanos. Les interesa joder a AMLO.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario