sábado, 3 de octubre de 2015

Por qué no le servirá de nada a Carmen Aristegui acudir ante la CIDH

Por Victor Hernández

Carmen Aristegui dio a conocer el pasado miércoles 30 de septiembre que interpondrá una demanda contra el Estado Mexicano ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Que porque el gobierno federal priista de Enrique Peña Nieto intervino para frenar el litigio que tenía con MVS para que le regresaran su espacio radiofónico. Y que por lo tanto le negaron el derecho humano a la justicia.

No dudo que el gobierno de Peña Nieto haya intervenido para que se desechara el litigio de Aristegui contra MVS, pero interponer una denuncia ante la CIDH, la verdad, no le va a servir de nada. Por lo menos este sexenio. Mire usted:

Para empezar, los juicios que llegan ante la CIDH tardan años. Maude Versini, por ejemplo, interpuso una denuncia ante la CIDH a finales de 2013 para que le ordenara al Estado Mexicano garantizar que pudiera ver a sus hijos. La CIDH resolvió a favor de Versini hasta marzo de 2015.

Luego de eso, no se sabe qué más ha pasado con el pleito entre Maude Versini y Arturo Montiel, pero la falta de notas periodísticas al respecto hace suponer que hasta ahí quedó la cosa.

Así que en el más optimista de los casos, Aristegui podría esperar que la CIDH resuelva su demanda en un año y medio.

Es decir, sería hasta principios de 2018 cuando la CIDH, si su caso prospera, le podría dar la razón a Aristegui.

Versini interpuso denuncia en octubre-noviembre de 2013. Aristegui prácticamente en octubre de 2015. Eso quiere decir que la CIDH le podría estar dando solución a Aristegui por ahí de febrero de 2018.

Si la CIDH falla a favor de Aristegui, el Estado Mexicano tendría 20 días para responder a lo que determine la CIDH. Como la queja de Aristegui fue el no haber podido proceder con su demanda contra MVS, eso quiere decir que para finales de febrero o principios de marzo de 2018 el Estado Mexicano podría, si todo sale como Aristegui quiere, ordenar que se inicie otro juicio contra MVS.

Juicio que podría tardar meses. El detalle es que para ese entonces faltarían 4 meses para las elecciones y Aristegui no podría estar de regreso en MVS para esas elecciones.

Suponiendo que Aristegui tuviera mucha suerte y pudiera estar de regreso en MVS hasta después de las elecciones, a Peña Nieto y al PRI ya les daría igual, puesto que una vez terminadas las elecciones no hay nada que se pueda hacer al respecto. O gana la izquierda por división del voto de derecha, o gana el PRI con compra de votos.

Con otro detalle: hay casos de sentencias de la CIDH por violaciones de derechos humanos en México que tardan años en acatarse. Tres años despuésd e que la CIDH falló a favor de dos mujeres indígenas que fueron violadas por el ejército mexicano en 2002, por ejemplo, el Estado Mexicano no cumplió la sentencia.

El Estado Mexicano tampoco ha acatado otras sentencias de la CIDH para progeter a activistas. Y no pasó nada porque la CIDH no tiene manera de obligar al gobierno mexicano a acatar sus sentencias.

Así que suponiendo que Aristegui ganara su demanda ante la CIDH conta el gobierno de Peña Nieto, y el fallo fuera notificado a Peña Nieto en marzo de 2018, Peña Nieto simple y sencillamente se podría hacer tarugo hasta que pasen las elecciones y el conflicto post-electoral (que seguramente habrá) para que Aristegui no tenga espacio en MVS.

¿Mi opinión? Que si lo que le interesara a Aristegui fuera la libertad de expresión y no la lana, entonces aceptaría cualquier espacio de radio a nivel nacional aunque fuera por poca paga y sin que le paguen las millonadas que le pagan a ella, a Denise Dresser, Sergio Aguayo, y Lorenzo Meyer por hacer sus comentarios repetitivos y soporíferos.

Digo, si lo que de verdad cuenta es la libertad de expresión.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario