miércoles, 4 de enero de 2012

Las tortas de Peña Nieto

Por Victor Hernández

Ayer en un mitin en Mérida Yucatán, Enrique Peña Nieto declaró que de lo que se trata, refiriéndose al PRI,es de "cimentar el futuro de 7 millones de jóvenes que actualmente ni estudian ni trabajan."

El discurso soné igual al de Felipe Calderón, quien llamó hace apenas 2 días a "cultivar la semilla" que dizque plantó contra la inseguridad.

Es decir, los dos alegan que nadamás van a inciar cosas, no que van a resolver nada.

Claro, no pueden decir que van a resolver algo porque ni al PAN ni al PRI les interesa hacerlo. Por eso se escudan en el eufemismo de la "semilla" o de "cimentar".

Ahora bien; si ya sabemos cómo le fue al país con un inepto del PAN (Felipe Calderón) que empeoró al país alegando que nomás estaba sembrando semillas, no necesitamos a otro inepto del PRI (Peña Nieto) que nos salga con la misma idiotez.

Pero el titular de esta columna no es sobre eso, sino otro jocoso detalle del mitin de Peña Nieto en Mérida. Resulta que el diario Reforma cachó al PRI repartiendo tortas y refrescos a los acarreados que llevaron al mitin.

Es decir, no sólo Peña Nieto dijo puras estupideces que ya había dicho Calderón un día antes, sino que además le tuvieron que pagar con torta y chesco a acarreados para que pareciera que a alguien le importaba un carajo lo estuviera diciendo el del copete.

Y claro, en Twitter con toda justificación se preguntaron los usuarios de la red social: ¿Ese es el "nuevo" PRI?

Porque el reparto de torta y chesco es una práctica priista de hace décadas. ¿Dónde está lo "nuevo" que tanto alegan los pristas? ¿Esa es la "nueva generación" de priistas a la que dicen que pertenece Peña Nieto?

Lo irónico del caso es que Peña Nieto dijo que cuando empiece la campaña hará "una tarea proselitista de altura, limpia, que esté llena de propuestas y soluciones."

¿Es limpio y de altura llevar acarreados y tener que repartirles torta y chesco para que parezca que tiene público cuando en realidad no lo tiene?

El PRI está perdido entonces.

Por eso mejor AMLO y Martí 2012.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario